LA ÚLTIMA SINGLADURA DEL BERGANTÍN GOLETA UNIÓN; 145 ANIVERSARIO DE SU NAUFRAGIO

Colaboración de los Señores Aquiles Garea y Santiago Llovo.
Articulo y Copyright de los Señores Aquiles Garea y Santiago Llovo.

El 1 de mayo de 1846, el armador y vecino de Corcubión Antonio Abella (1) solicitó formalmente licencia al Comandante Militar de Marina de la plaza para la construcción de un buque destinado al transporte de mercancías. El encargo se realizó por 80.000 reales de vellón al maestro carpintero de Muros José Malvárez. Tras ser concedida la licencia y provisionarse de materiales el mencionado carpintero construyó la embarcación en Corcubión sin mayores contratiempos. En la escritura de construcción y pertenencia, firmada por ambas partes el 23 de noviembre de 1846 ante un escribano de la propia villa de Corcubión, constan las siguientes características del buque: eslora, 77 pies de Burgos, manga 23, 3, puntal 11 y según arqueo del carpintero, desplazaba 123 toneladas. A este buque se le puso de nombre “UNION“.

Aproximacion artistica a la realidad del bergantin goleta UNION. Remitido por Aquiles Garea. Nuestro agradecimiento..JPG
Aproximacion artistica a la realidad del bergantin goleta UNION. Remitido por Aquiles Garea. Nuestro agradecimiento..JPG

Con fecha posterior a su botadura existe abundante información de un barco con base en Corcubión de esas mismas características que aparejaba primero a bergantín y tras una profunda remodelación materializada en el año 1866 pasó a bergantín-goleta. En los documentos manejados aparece en primer lugar con el nombre de UNION o LA UNION y después como NUEVA UNION o LA NUEVA UNION. Este cambio de nombre y aparejo se confirma con el contenido del asiento de inscripción del buque que consta en la documentación histórica del Distrito Marítimo de Corcubión. En el mismo aparece la inscripción original con el nombre de UNION y posteriormente, tras su transformación, como NUEVA UNION. Tras este cambio de nombre y arboladura se le hizo un nuevo arqueo al buque, constando de la siguiente manera: desplazamiento 166 toneladas, eslora 87 pies y 6 pulgadas, manga 24 pies y 6 pulgadas, puntal 13 pies.
Se trataba de un barco mercante relativamente grande para la época, preparado para viajes transoceánicos y seguramente muy marinero, ya que hacía frecuente viajes entre el norte de Europa y el Mediterráneo, y tras su remodelación, entre el norte de Europa y Cuba. Como ejemplos documentados de estos viajes en 1849 y 1852 se otorgaron dos protestas de mar, ante un escribano de marina de Corcubión, en los que Ramón Rivas (2), entonces capitán del bergantín declaraba arribada forzosa por avería en su puerto base. En el primero iban en ruta de Liverpool a Barcelona con carga de “fardería” y maquinaria, y en el segundo, de Agde, en Francia, a Liverpool con cargamento de harina.
Ya como bergantín goleta y con su nuevo nombre de NUEVA UNION aparecieron otros interesantes documentos de protesta. En el primero, fechado en 1867, su nuevo capitán Francisco López García (3) relata una problemática travesía desde Hamburgo a la Habana. Esta protesta se complementa con un apunte, de fecha 30 de septiembre de dicho año, que consta en el asiento de navegación del buque a partir de un oficio del Cónsul General de España en Hamburgo: (….) a consecuencia de avería en la navegación, se le hicieron las obras de reparación indispensables para poder continuar navegando (…)”.
En los siguientes documentos encontrados sobre esta embarcación, de 1869 y 1872, aparece como nuevo capitán, José Antonio Abella Rodríguez, hijo del armador y hermano de otros capitanes del Corcubión de la época (4). Las rutas y la carga que constan en esas escrituras de protesta, también de arribada en Corcubión, eran: la primera de Hamburgo a Cienfuegos, en la isla de Cuba, y en la segunda de Amberes a la Habana. En los dos casos consta que transportaba carga general.
La siguiente información que apareció del UNION o NUEVA UNION, fue ya de su naufragio acaecido en la tarde del día 2 de noviembre de 1873 en Santander, a donde quería entrar de arribada por mal tiempo, en uno de sus frecuentes viajes al norte de Europa para cargar mercancía para transportar a América.

Recreación artistica de la tragedia del LA UNION. Remitido por Aquiles Garea. Nuestro agradecimiento..JPG
Recreación artistica de la tragedia del LA UNION. Remitido por Aquiles Garea. Nuestro agradecimiento..JPG

En el periódico local de Santander “Boletín de Comercio” se publico la siguiente información (5) :
El invierno se ha inaugurado bien funestamente, y la estación de los temporales empezó ya a cobrar un tristísimo contingente de vidas, que hace decaer el ánimo y temblar la pluma en la mano.
El día 2 de noviembre ha sido un día de luto.
Con una imponente mar de fondo, bastantes cerrazón y chubascos del Noroeste, embistió ayer nuestro puerto de Santander, después de medio día y fuera de marea, un bergantín goleta español, que se cree se llama el BUENAVENTURA, procedente de Corcubión. Descorazonada debía de venir la dotación de este buque, porque así que se vio en las Quebrantas dio fondo inmediatamente; y sin cuidarse en el aparejo, que dejó todo largo, ni de maniobra alguna, ni aun en reparar siquiera en que la determinación que iban a tomar les disponía a una muerte segura, vióse saltar a 8 hombres a un frágil bote, sin remos, teniendo a bordo una lancha que podía oponer alguna más resistencia, aunque las circunstancias eran de todo punto desesperadas y los auxilios imposibles.
El pequeño vapor LUCHANA, de Bilbao, único que se hallaba en aquellos momentos en disposición de prestar servicio, hizo todo cuanto pudo, animados sus tripulantes del mejor y más humanitario deseo, pero en vano.
En medio de todas estas dificultades, un hermoso bote salva-vidas atravesaba rápido la bahía en dirección al buque en peligro, conduciendo siete valientes marinos, dispuestos a arrostrar toda clase de peligros; privilegio de esas almas levantadas y de esos corazones generosos que ven en cada hombre un hermano.
Eran estos marinos dos capitanes de vapores ingleses, uno de ellos el del “MIÑO“, al que pertenecía el salva-vidas, tres de sus tripulantes, y el buzo y ayudante del vapor español “CID“.
Como a tres cables del “BUENAVENTURA“, un furioso golpe de mar hizo zozobrar el bote, tragándose las olas aquellas siete preciosas vidas, que momentos antes latían a impulsos del más generoso heroísmo.
Otro golpe de mar había estrellado contra el “BUENAVENTURA” el bote en que se hallaban refugiados los ocho hombres de su tripulación, convencidos desde el primer momento los que presenciaban desde distintos puntos de la costa tan horrible espectáculo, que no había salvación posible para aquellos infelices hijos del penoso trabajo del mar: así fue en efecto: todos perecieron también.
Y así, de tan dolorosísima manera, costando la vida a quince hombres, dio comienzo el invierno en nuestra costa y terminó el 2 de noviembre.
Nos falta valor para continuar hablando de esta catástrofe…
Que Dios haya acogido en su seno a las víctimas de ayer”.
Entendemos que la historia es real, pero el nombre del buque se refleja de manera incorrecta. Esta teoría se confirma con la información encontrada en la documentación histórica del Distrito Marítimo de Corcubión. En el asiento de inscripción del buque se recoge el naufragio en la barra de Santander del bergantín goleta NUEVA UNION el mencionado 2 de noviembre, así como el fallecimiento de sus 8 tripulantes.
En un apunte de la hoja de inscripción marítima de uno de los ahogados se refleja: “(…) Antonio Lojo y Abella falleció ahogado en la barra de Santander en el bergantín goleta UNION el día 2 de noviembre de 1873, según oficio del Exmo. Señor Capitán General de este Departamento, fecha 19 de diciembre siguiente (…)”.
También en los libros sacramentales de difuntos de las parroquias de origen de los tripulantes aparece información al respecto. En la parroquia de San Pedro de Muros se localizó la inscripción del fallecimiento del mencionado Antonio Lojo Abella, vecino de la misma y probable nieto del armador. De su partida destaca lo siguiente:
El 12 de noviembre de 1873 se hizo una función de entierro a duelo, con asistencia de 9 señores sacerdotes en la iglesia parroquial de esta villa de San Pedro de Muros, por el alma de Antonio Lojo, soltero, marinero de como 16 años de edad, hijo legítimo de don Manuel y doña María Abella, todos de esta vecindad, el que según dijeron murió ahogado el día 2 del mismo mes y año en la entrada de Santander, yendo de plaza en el bergantín Unión, de Corcubión, para que conste, como cura propio de esta parroquia (…)”.
En uno de los libros sacramentales de difuntos de la villa de Cee aparece la inscripción del fallecimiento de seis marineros ahogados. Aunque no consta en ninguna de las partidas el lugar y el día del naufragio, todo parece indicar que se trata de tripulantes del UNION. Los documentos empiezan así: “En el día once de noviembre de 1873 se hicieron los funerales de entierro y honras fúnebres por el alma de Jesús Gómez (…) Joaquin Alejandro (…) Crisanto Rodríguez (…) Juan Antonio Tomé (…) Sebastián Tomé y Ramón Suárez (…)”.
Surge un interrogante respecto al fallecimiento del tripulante que falta, el entonces probable capitán de la embarcación, José Antonio Abella Rodriguez, ya que en esas fechas no aparece en los libros sacramentales de las parroquias consultadas. La respuesta la podemos encontrar en el último documento de protesta manejado referente al bergantín goleta NUEVA UNION, otorgado en el año anterior a su naufragio: “En Corcubión a 23 de julio de 1872 ante mí, escribano y testigos (…) comparecen don José Antonio Abella y Rodríguez, al que conozco, soltero, de 25 años, vecino de este pueblo y capitán del bergantín goleta Nueva Unión, de 142 toneladas, siendo su armadora doña Rosa Rodríguez y Senande , y don Victoriano de Olalde, soltero, piloto de dicho buque, avecindado en Bermeo, provincia de Vizcaya, y dijeron: Que cargaron su buque en Amberes, de donde salieron en dirección a la Habana (…) el capitán enfermó con un fuerte dolor en la cabeza, sin poder salir de la cámara, por no poder sostenerse en pié, no poder hablar y tener una fuerte calentura (…) como el capitán iba de mal en peor decidieron arribar a este puerto (…) El referido capitán fue reconocido por el médico de sanidad, declarando este que de ningún modo podía seguir viaje, por cuya razón dicho piloto sustituye al capitán en el mando del referido buque (…)”. Del contenido de este documento se puede pensar que en el último viaje del NUEVA UNION, José Antonio Abella no iba embarcado en el buque siniestrado y por eso no aparece su partida de defunción. Como tampoco aparece en las parroquias consultadas de la comarca ninguna otra partida de defunción del posible capitán, podemos deducir que este era foráneo. Se excluye también que ejerciera de capitán en la última singladura el mencionado piloto de Bermeo, Victoriano de Olalde, ya que tampoco aparece su partida de defunción en el Archivo Diocesano de Vizcaya en las fechas posteriores al naufragio.
Si la información anterior sobre este buque puede resultar interesante para los vecinos de la comarca y, en general para los amantes del mar y la navegación, su historia tiene mayor relevancia si como pensamos, su naufragio fue inspiración para el escritor santanderino José María Pereda cuando en 1884 escribió su novela Sotileza. En el capítulo II de la misma, titulado De la Maruca a San Martín, se recoge lo siguiente:
(…) ¿Quién de los que entonces tuvieran uso de razón y vivan hoy, habrá olvidado aquella tarde inverniza y borrascosa en que apenas avistaba el puerto una fragata, se oyó de pronto un teñido retumbante, acompasado, lento y fúnebre, del campanón de los Mártires?
¡A barco!- exclamaron cientos y cientos de personas que conocían el toque. -!LA UNION!- añadían consternadas, echándose a la calle, las que aun no habían salido de casa. Porque no ignoraba nadie, desde por la mañana, que LA UNION era la fragata avistada, y que venía corriendo un temporal furioso.
Yo me hallaba en la escuela de Rogí al sonar el campanón, y ninguno preguntó allí ¿qué fragata era esa? cuando se nos dijo ¡LA UNION se va a Las Quebrantas! Todos la conocíamos y casi todos la esperábamos (…) después, como daba a la costa tan hermoso buque, y se despedazaba a los golpes del embravecido mar, y caía sobre sus despojos una nube de aquellos rapaces costeños, de quienes se contaba, y aun se cuenta, que ponían una vela a la Virgen de Latas siempre que había temporal, para que fueran hacia aquel lado los buques que abocaban a puerto. No cabe en libros lo que se habló de aquel triste suceso que hoy no llevaría dos docenas de curiosos al polvorín de la Magdalena. Y aun fue, pasados los años, tema compasible de muchas y frecuentes conversaciones; y todavía hoy, como se ve en la muestra, sale a colación de vez en cuando (…)”.
Aunque el novelista modifica algún dato como el tipo de embarcación o lo acaecido con los náufragos, el hecho de llamarse igual, que el buque en sus viajes al norte de Europa hacia frecuentes paradas en Santander para descanso de los marineros, avituallamiento o para reparaciones, y sobre todo, por el dramatismo y visibilidad del naufragio, todo parece indicar que José María Pereda para la redacción de su novela se inspiró en lo ocurrido al UNION aquel infausto día de noviembre de 1873.

(1) Fue uno de los mayores armadores de Corcubión de mediados del siglo XIX. Además de esta embarcación era propietario de todo o parte de los siguientes buques mercantes: quechemarín SANTA FE, bergantín goleta SAN ANTONIO y SAN FRANCISCO, polacra goleta NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN, bergantín goleta NUEVA CARMEN, bergantín goleta RAMONCITO, bergantín SAGITARIO y bergantín ANCARES.

(2) Casado con Dolores Abella Rodríguez, hija del armador.

(3) También probable familiar del armador. Una hija de Antonio Abella llamada Elena estaba casada con Benito López.

(4) Manuel, capitán del bergantín SAGITARIO y Vicente, capitán del también bergantín ANCARES.

(5) Información facilitada por Luis Escallada González, autor del libro Naufragios y Varadas en la junta del Ribamontan al mar (Siglos XV-XIX). También se mencionó el suceso en los periódicos de tirada nacional El Pensamiento Español, del día 3.11.1873, y en El Imparcial, de 6.11.1873, en ambos casos sin concretar el nombre del barco.

En Corcubión y Esteiro a 16 de septiembre de 2018

Aquiles Garea y Santiago Llovo.

Un comentario en “LA ÚLTIMA SINGLADURA DEL BERGANTÍN GOLETA UNIÓN; 145 ANIVERSARIO DE SU NAUFRAGIO

  1. Muchas gracias Vicente por permitirnos la difusión de historias perdidas en el tiempo y darlas a conocer a todo aquel interesado en el mundo maritimo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *