Archivo de la etiqueta: Compañia Comercial Maritima de Transportes

EL AMIR Y UN JEREZ EXCELENTE

A LA MAR ME TIRE UN DIA A COGER UN PEJE-VERDE, Y LO QUE VINE A COGER FUE UNA SARDINA Y UN GELDE (Estampas Tinerfeñas. Elfidio Alonso)

Vino excelente de cosecha excelente; eso es Álvaro Rodríguez López (1885-1958) Simbiosis entre La Gomera y Fred. Olsen, escrito por Juan Carlos Díaz Lorenzo (ISBN: 978-84-697-2330-2)
Metódico, completo y complejo, bien ilustrado y mejor redactado por la pluma de trazo fino y elegante de Díaz Lorenzo, debe ser una joya de la Corona en nuestra biblioteca; en lugar destacado.
La parte final, dedicada a la flota, se devora en cuestión de minutos y para todos aquellos que amamos la historia marítima nos ilustra, nos divierte y nos admira en su texto e ilustraciones.
Para quien lo quiera comprar –deber elemental- pueden ponerse en contacto con el autor en su página web. Yo tengo la suerte de tener un ejemplar firmado y dedicado por el autor; gracias Maestro.
Vestis virum reddit, veamos un pasaje del libro referente en este caso al SANTA ANA MARTIR.

El buque AMIR fondeado en aguas del Suroeste de Tenerife. Del libro de referencia.tif
El buque AMIR fondeado en aguas del Suroeste de Tenerife. Del libro de referencia.tif

El autor cita:
…”SANTA ANA MARTIR (1934-1939)
En marzo de 1927 la Compañía Marítima Canaria compró este buque en Bilbao a la Compañía Vasco-Valenciana de Navegación en 1.260.000 pesetas. Era el tercero de la serie -IR, construido en el astillero Echevarrieta y Larrinaga, en Cádiz. El 5 de agosto de 1918 se puso en grada el primer bloque de su quilla y, botado el 28 de mayo de 1919 bautizado con el nombre de AMIR, entró en servicio en agosto siguiente.
En sus primeros años estuvo al servicio de su propietario, el industrial Horacio Echevarrieta, pues fueron construidos contra almacén, sin que existiera contrato previo con una compañía armadora. Después pasaron a formar parte de la citada Compañía Vasco-Valenciana de Navegación, en la que Echevarrieta tenía intereses. De los seis buques de que constaba la serie, hubo una época en la que los tres primeros pertenecieron a la matrícula naval de Santa Cruz de Tenerife, ciudad de residencia de sus propietarios.
En enero de 1934 pasó a la propiedad de Álvaro Rodríguez López, por compra que hizo a sus anteriores propietarios en la cantidad de 207.500 pesetas (escritura otorgada el 5 de enero de 1934 ante el notario Pio Casais Canosa, del Ilustre Colegio de Santa Cruz de Tenerife)
En la citada fecha, además, la Dirección General de Navegación autorizó el cambio de nombre por el de SANTA ANA MARTIR. Es llamativa la devaluación que el buque había sufrido en apenas siete años, aunque también es verdad que la filial española de Fyffes estaba en proceso de liquidación de sus bienes. Sin embargo, el estado en el que se encontraba el barco requería de una reparación de importancia y en agosto del citado año entró en el varadero de la compañía The Grand Canary & Blandy Engineering, en el puerto de La Luz, donde se realizaron obras por importe de 123.222,70 pesetas.
En junio de 1937 el inspector deI Lloyd’s Register revalidó la máxima clasificación +100 A1 para casco y máquinas y en marzo de 1939 el buque se vendió a los armadores vascos Luis de Otero Murueta y Víctor Cardenal González, con sede en Bilbao, en 480.000 pesetas. En la citada fecha, además, se aprobó el cambio de nombre, pasando a llamarse TERCIO DE MONTEJURRA y el retorno a la matrícula naval de Bilbao.

El vapor SANTA ANA atracado en el puerto de Barcelona. Del libro de referencia.tif
El vapor SANTA ANA atracado en el puerto de Barcelona. Del libro de referencia.tif

En 1942 se vendió a la Compañía Comercial Marítima de Transportes y recibió el nombre de RIGEL. El 29 de mayo de 1943 fue atacado al cañón por el submarino griego KATSONIS -comandante, Vasileios Laskos– y aunque le causó diversos desperfectos, no consiguió su objetivo, por lo que disparó dos torpedos que tampoco lo alcanzaron. Reparado de los daños y rebautizado sucesivamente con los nombres de SEWASTOPOL y REAMUR, el 6 de junio de 1944 fue localizado y atacado por el submarino británico HMS SICKLE -comandante J. R. Drummond– cuando navegaba por el canal de Doro, entre las islas Andros y Skiros.
Disparados tres torpedos, dos de los cuales impactaron de lleno, el buque se hundió en poco más de un minuto cuando se encontraba en la posición 38° 24′ N y 24° 35′ E. Al menos 14 tripulantes resultaron muertos o desaparecidos y otros 17 supervivientes fueron rescatados. Llevaba un cargamento de 450 toneladas de aceite de oliva en viaje de Mytilene a El Pireo y formaba parte de un convoy con el petrolero DRESDEN y el remolcador PINGUIN, siendo escoltados por los buques R-178, GA-91 y GA-76, así como las lanchas NECKAR, SAAR, ISAR, LECH e INN, posiblemente procedentes del mar Negro.
De 549 toneladas brutas, 316 toneladas netas y 640 toneladas de peso muerto, desplazaba 1.318 toneladas y medía 49,70 m de eslora total, 7,76 m de manga, 3,15 m de puntal y 4,29 m de calado. Estaba propulsado por una máquina alternativa de triple expansión, fabricada en los talleres de la firma James Abernethy, en Escocia, con una potencia de 450 caballos y una caldera a carbón a una presión de 180 libras, que le daba nueve nudos de velocidad. En diciembre de 1933 se le asigno la señal distintiva EAOR, en sustitución de la inicial HBTD. IMO 5604567”…

GAVIOTA Y SALVADOR (a) CONDE LAVATIVA

La barca duim estivada de contrabando i civada. Si trobam l’escampavia, dar-li en popa i a fer via. Promet tres parts de Rosari si no topam cap corsari ni vaixell, ni guardacostes, ni casta de semblants hostes. Perillós és si en veim un no guanyar res. Del poema El Patro, de Pere d’Alcàntara Penya, poeta mallorquin que glosa sobre los peligros y miserias del contrabando.

El 5 de mayo de 1882 se botaba en Escocia el yate GAVIOTA, diseñado por el conocido arquitecto naval St. Clare Byrne, de Liverpool, con destino al armador y prohombre andaluz Tomas Heredia, de Málaga.
Había sido construido por los astilleros Fullerton & Co., en Paisley, en las gradas de Merksworth Works, con el numero 50.
La maquina había sido construida por Thomas Reid & Son, de Paisley también, y era una compound de dos cilindros (14 y 28 pulgadas de diámetro por 22 pulgadas de carrera) que registraba 32 caballos nominales.

El vapor de la C.A.T. SALVADOR en Cartagena. Postal. Museu Maritim de Barcelona. Centre de Documentacio.jpg
El vapor de la C.A.T. SALVADOR en Cartagena. Postal. Museu Maritim de Barcelona. Centre de Documentacio.jpg

En origen tenía 124,5 pies de eslora entre perpendiculares; 16,6 de manga de trazado y 7,8 pies de puntal en bodega. El registro bruto era de 131 toneladas y el neto de 65. Su señal distintiva era HNDW.
La vida marítima de este bonito yate se transformo a los pocos años de su existencia, como luego veremos, para convertirse en el SALVADOR, un vapor de la Compañía Arrendataria de Tabacos, para hacer funciones de vigilancia aduanera y buque insignia de la flotilla de estas unidades en el Mediterráneo.
A principios de 1926, pasa a ser propiedad de Gabriel Ballesteros, de palma de Mallorca, dedicándolo al tráfico entre Almería y Barcelona, con pescado fresco principalmente.
Posiblemente a finales de 1930, tras modificaciones estructurales un tanto rocambolescas, creemos que en los astilleros Burrell, pasa a hacer de buque de excursiones turísticas bajo los colores de la compañía Golondrinas S.A., de Barcelona, ni más ni menos, quedando convertido en un vapor turístico “a granel” perdiendo el cache que le vio nacer. Su compañero de flota fue el CARAMIÑAL.

El SALVADOR actuando como gaviota. Barcelona, Ca. 1933. Foto Museu Maritim de Barcelona. Nuestro agradecimiento.jpg
El SALVADOR actuando como gaviota. Barcelona, Ca. 1933. Foto Museu Maritim de Barcelona. Nuestro agradecimiento.jpg

Durante la Guerra Civil es hundido en el puerto de Barcelona, siendo reflotado el 21 de abril de 1940 por la Comisión de la Armada para Salvamento de Buques (Fuente: Juan Luis Coello Lillo)
Transformado de nuevo, esta vez como sucio carguero, sobre 1941 o 1942, pasa a la flota de José López Bas, de Barcelona (escritorio en Paseo Bajo Muralla, 13)
En 1946 o 1947, lo compra Compañía Comercial Marítima de Transportes S.A., quienes continúan manteniendo el nombre, y finalmente, en 1949, pasa a la compañía valenciana Fos Hermanos, gerentes y explotadores de la Naviera Valenciana, una joint venture entre Aznar e Ybarra, para explotar motoveleros que alimenten los puertos de carga de sus grandes vapores.
Se pierde en los mares de Cabo Tortosa al dar la voltereta cargado de un mineral que licuaba y que provoco un corrimiento de carga. Probablemente corría el año 1950 o 1951.
En Fos Hermanos era conocido con el apodo de Conde Lavativa, por su poca manga.
Tras el resumen de su vida marítima, veamos su historia con más detalle según las hemerotecas.
La revista The Engineer, en su edición de 21 de septiembre de 1888, en su página 236, anotaba:
…”El yate a vapor GAVIOTA, mostrado según un bien acabado modelo, fue construido para un armador español residente en Málaga, y es destacable sobre todo, por ser de hecho el único yate de vapor que dispone de doble fondo para llevar agua de lastre en vez del usual hierro en lingote o barra”… (Remitido por Jesús Medel y Juan Luis Coello Lillo)
Sin hacer mucho ruido ha habido varios buques en la Marina Mercante española verdaderamente notables, que marcaron tendencia tecnológicamente, a los que no se ha hecho honor como es debido. Curiosamente, esta misma novedad técnica se aplico por primera vez, en veleros, en un buque de nuestra contraseña; la barca OLANO.
La primera aparición en los diarios es del 9 de abril de 1883 en que entra y sale de Almería, procedente de Málaga.
Durante todo este año 1883 son frecuentes los viajes entre Málaga, Almería y Cartagena.
Los terremotos que se sucedieron en el Sur de España en 1884 hicieron necesario el auxilio por mar, y el GAVIOTA fue empleado en esta misión. Lo confirma el diario El Globo, de Madrid, en su edición de 12 de enero de 1885, en que cita:
…”El jueves salió de Málaga para Torre del Mar, en el vapor GAVIOTA, la comisión de socorros nombrada por la junta de comercio, llevando metálico y 500 arrobas de harina, 500 de bacalao, 300 mantas y otros efectos para repartir en los pueblos más perjudicados.
El viernes habrá salido para Vélez-Málaga otra comisión”…
Acabada esta misión, el buque toca frecuentemente en Adra y Almería, no sabemos si todavía como yate, o ya como buque de patrulla de la Compañía Arrendataria de Tabacos.
Como consecuencia de un grave incidente en Cartagena, a través del Diario oficial de avisos de Madrid, en su edición de 6 de octubre de 1888, página 3, sabemos que el GAVIOTA pertenecía desde hacía algún tiempo a la C.A.T., no pudiendo saber, en concreto, cuando y porque se bautizo como SALVADOR:
…”El yacht «GAVIOTA» adquirido hace algún tiempo por la Compañía Arrendataria de tabacos, y convertido ahora en una especie de guarda-costas, con el nuevo nombre de «SALVADOR,» ha corrido en Cartagena gravísimo riesgo con motivo de la explosión da dinamita en el muelle de Alfonso XII.
Según refiere el capitán de dicho vapor, hallábase aquel anclado en el puerto, á unos 200 metros del lugar de la catástrofe, y hubieron de apercibirse los tripulantes del riesgo que corrían al notar que de la pila de cajas da dinamita salía un humo espeso í negruzco; inspirados por un instinto de conservación propio da estos casos, cada cual trató de resguardarse lo mejor que pudo, previendo un grave riego.
Con efecto, dos minutos después de notar la humareda se vio una llama blancuzca muy intensa, y á seguida una formidable explosión que debió sentirse a gran distancia.
El «GAVIOTA» ha sufrido desperfectos de importancia en su obra muerta, cámara de proa y caseta de cubierta; un marinero resultó herido en la cabeza de un golpe con la puerta de la escotilla, que fue lanzada á gran altura; el capitán, que se guareció detrás del palo trinquete, se salvó de una muerte cierta, pues á pocos pasos de él cayó un pedazo de grúa que había en tierra, al lado de las cajas explosivas; dicho proyectil destrozó un banco que había sobre cubierta”…
Realmente tuvo mucha suerte el buque y pudo haber sido muy breve su vida marítima, pero persevero, ya que su final llegaría pasados muchos, muchos años.
Según el diario Crónica Meridional, de Almería, en su edición de 6 de agosto de 1889, a bordo de él llegaba un inspector de la Compañía. Se apuntaba:
…”Yate. El sábado fondeo en nuestro puerto el yate GAVIOTA conduciendo a su bordo a don Ricardo Dotres, Inspector general de la Compañía Tabacalera.
El GAVIOTA zarpo el domingo con rumbo a Balerma y regreso en la misma noche a hora algo avanzada, saliendo con dirección a Málaga”…
Es curioso notar que, aunque bautizado ya como SALVADOR, en la prensa se le seguía conociendo como GAVIOTA.
Una noticia de la que no podemos garantizar al completo que sea el buque de nuestro estudio el protagonista, ya que la casa Millán de Cádiz tenía otro SALVADOR, la daba La Correspondencia Militar, en su edición del sábado 11 de Diciembre de 1891, en que anotaba:
…”El cañonero TARIFA, después de haber sufrido algunos reparos, había salido del arsenal de la Carraca con dirección a Algeciras mandado por el oficial Sr. Terry.
En el estrecho de Gibraltar, frente á Bárbate, desplómose el cielo raso del horno de la caldera, quedando inutilizada la maquina. El vapor SALVADOR ha salido para traerlo á remolque”…
A finales de noviembre o principios de diciembre de 1890 traslada desde Almería a Cartagena al político de la época Sr. Sagasta, en visita por aquellas tierras.
Poco antes había sido trasladado al Mediterráneo, a las Baleares, para el control de contrabando, una práctica de la que vivían familias humildes de la mar, por lo que el buque no fue especialmente bien recibido. Así, el diario El Isleño, de Palma, citaba:
…”Procedente de Ibiza entro ayer tarde en nuestro puerto la escampavía a vapor SALVADOR, de la Compañía arrendataria de Tabacos, que ha sido destinado a perseguir el contrabando en esta isla”…
El 12 de noviembre de 1890 llegaba a Palma, desde Ibiza, en 8 horas, al mando del capitán Juan García y con una tripulación de catorce hombres. Todos los diarios de la isla daban previsoramente la noticia y notificaban que el buque tomaba Palma como “apostadero”.
Así, el diario El Bien Público, de Palma, anunciaba:
…”A las primeras horas de la tarde del martes dio fondo en el puerto de Palma la escampavía de vapor SALVADOR, perteneciente a la Compañía Arrendataria de Tabacos, la cual ha sido destinada de apostadero en estas islas para la persecución del contrabando.
El SALVADOR, aunque no es mucho mayor que el CABRERA es un gallardo buque capaz de desarrollar una marcha que en tiempos anteriores alcanzaba de diez y seis a diez y siete nudos.
Enarbola el pabellón nacional con una corona en el centro, estos es en el sitio mismo en donde hay el escudo de armas de la Nación en nuestra bandera de guerra”…
En enero de 1891 toma el mando del buque D. José Céspedes, que estaría a cargo del buque durante muchos años.
Las llegadas a Palma, desde Andraitx, Dragonera u otros puntos de la costa eran constantes; la vigilancia implacable.
La vigilancia del vapor se completaba con barquillas a vela de los que el SALVADOR hacia de buque nodriza y de remolcador. Los cruceros de vigilancia por la isla y los viajes a Barcelona, a veces a reparar y pintar, eran innumerables. Curiosamente la prensa citaba estos servicios como “excursiones
El Noticiero Balear, en su edición del 28 de junio de 1891 daba la noticia del fondeo en el muelle de la escampavía SALVADOR habiendo apresado dos faluchos cargados de contrabando capturados de madrugada en aguas de Palma. El capitán José Céspedes estaba poniendo las cosas difíciles al estraperlo.
Las noticias en la prensa local daban fe del intenso trabajo de la escampavía realizando multitud de servicios, saliendo de Palma con rumbo “desconocido” y remolcando arriba y abajo a pequeñas unidades de la CAT.
A finales de agosto de 1891 traslada de Ciutadella a Palma al Gobernador de la provincia Sr. Díaz.
El buque también era utilizado, como hemos visto, para el traslado de autoridades, y así, en octubre de 1891, lleva de Alcudia a Ciudadela, y vuelta, al Gobernador Civil y al Capitán General, Sr. Moltó, destacados en Ses Illes. El 16 de octubre estaban de vuelta en Palma.
El 26 de octubre de 1891 corre un fuerte temporal al Sur de Cabrera, demostrando capitán y tripulación su buen hacer.
El Noticiero Balear, en su edición de 22 de diciembre de 1891, daba la siguiente noticia:
…”El domingo llego a este puerto el vapor SALVADOR de la Compañía Arrendataria de Tabacos conduciendo de remolque una barquilla apresada con tabaco de contrabando por la escampavía CONCHA en aguas de Cabrera”…
El 14 de septiembre de 1892 sale de Palma con destino Alcudia llevando a remolque el bote de salvamento de aquella estación.
Un interesante artículo editado por el diario Las Baleares en su edición de 12 de enero de 1893, criticaba de una manera feroz a la Arrendataria, suponemos en virtud de la presión que sufría el contrabando de tabacos por la presencia de la flotilla. La vida en la isla tenía en el contrabando uno de sus sustentos, y reconocidos personajes locales estaban al mando de las organizaciones contrabandistas, con lo que la represión de este no siempre era bien recibida. El articulo citaba:
…”Ayer a las dos y media de la tarde fondeo en nuestro puerto el vapor SALVADOR capitana de la escuadrilla de la Arrendataria de Tabacos. Suponemos que en este nuevo crucero no habrá realizado ningún otro atropello, verdadera y única misión que le sostiene en estas aguas, si hemos de juzgar por sus antecedentes.
Esta perturbadora flotilla de la Tabacalera, que pinta sus buques y barquillas a semejanza de los de guerra, que uniforma sus servidores cual marineros de la Nación y que se abroga facultades que la ley no le concede al amparo por supuesto de tantas desinteresadas complacencias, viene crenado de continuo según nuestros informes, conflictos con la fuerza verdadera, es decir con las del resguardo de la Patria, y demostrando de paso la sinrazón de que el Gobierno de S.M. sostenga aquí un cañonero de 2ª clase, ocho escampavías e igual número de barquillas, cuyo costoso sostenimiento podría ahorrarse el país en beneficio del agobiado contribuyente.
¡Lástima grande que la Compañía Arrendataria no los sea todo de una vez; resguardo de tierra, resguardo de mar, ya que de antiguo y a mansalva es envenenadora de los que fumamos!”…
Los cruceros o excursiones tenían siempre su inicio de noche con vuelta a puerto a media tarde del mismo día. El capitán José Céspedes seguía comandando la hermosa escampavía.
El 25 de abril de 1893 entraba en Palma después de una misión de 15 días en aguas de la isla.
El 15 de junio de 1893 entra en Palma con un falucho apresado con contrabando de tabaco.
El 17 de enero de 1894, en el vapor BELLVER, llega a Palma una caldera nueva para el SALVADOR, ya que la original se había averiado. Una vez instalada, el 3 de marzo de 1894 el SALVADOR sale de Palma a hacer pruebas llegando hasta Cabrera. Seguía al mando José Céspedes.
A principios de septiembre de 1894, navegando entre Palma y Argel, apresa un falucho cargado con treinta y cinco bultos de tabaco. La aprehensión vuelve a ser criticada en la prensa pidiendo explicaciones sobre si la Arrendataria estaba facultada para hacer abordajes en la mar (Fuente: Las Baleares. 1894 septiembre 5)
Le contestaba el diario El Noticiero Balear, en su edición de 6 de septiembre de 1894, quien anotaba:
…”El vapor SALVADOR lleva a bordo marinos de guerra que son los que verifican la aprehensión y el resguardo especial que persigue en tierra el fraude de tabaco obra siempre en unión del instituto de carabineros cuyos individuos apresan el género.
Los agentes de la compañía fiscalizan, vigilan y denuncian, lo demás lo lleva a cabo la marina y el Instituto de carabineros”…
A mediados de octubre de 1894 leva de Palma a Maó al Teniente General Baltasar Hidalgo, Inspector General de Carabineros, cuerpo con el que colabora estrechamente la Arrendataria.
El 30 de enero de 1895, con su capitán vitalicio, señor Céspedes, intenta dar salvamento, y lo consigue, a la balandra SAN SEBASTIAN, de la matricula de Vinaros, desarbolada por el temporal y en riesgo de pérdida, cobrando tan solo el “estipendio de carbón” necesario para el salvamento. La acción fue gallarda y valiente ya que el temporal era duro. (Fuente: La Correspondencia de España. 1895 enero 31)
Entra con los restos de la balandra y sus seis tripulantes en Palma el día 31 de madrugada. Muy valiente fue esta acción del buque y su tripulación y fue mencionada en el Boletín de la Sociedad de Salvamento de Náufragos, siendo su capitán premiado con la medalla de plata.
Mayo de 1895 ve a nuestro protagonista en el varadero de Palma limpiando y pintando fondos. Por fin el capitán José Céspedes es relevado en el mando por el Sr. José Lluch; merecido descanso para el competente marino.
El 20 de agosto de 1896, junto al escampavía PEZ (¿?) confiscan 21 bultos de tabaco a bordo del llaut SAN BARTOLOME, cuyos tripulantes son presentados ante el Jefe de Hacienda.
A finales de marzo de 1897 vuelve a limpiar fondos en el varadero de “El Mollet” en Palma, donde se construían cinco de los diez faluchos de 10 metros de eslora que la Arrendataria tenia encargados (Fuente: El Isleño. 1897 marzo 31)
El 17 de mayo de 1897 lo ve en el puerto de Soller con motivo de las Ferias y Fiestas de la Victoria, junto al vapor BELLVER, el cañonero de la Armada ATREVIDA y el yate de Luis Salvador NIXE.
A principios de julio de 1897, en aguas de Cabrera, apresa 37 bultos de tabaco que deposita en los almacenes de la compañía. El capitán seguía siendo el Sr. Lluch.
El 20 de septiembre de 1897 entra en Palma con un falucho cargado de tabaco de contrabando que había apresado en aguas de Cabo Blanco.
El 27 de enero de 1898, el SALVADOR y la cañonera ATREVIDA entran en Palma remolcando un falucho cargado con cincuenta bultos de tabaco apresado en aguas de Cabo Regana.
El 15 de junio de 1898 baja de nuevo de varadero después de limpiar fondos. El varadero era del Sr. Matéu.
Durante julio de 1898 la creencia de que la escuadra yanqui bombardearía Baleares era grande. La Arrendataria da órdenes al SALVADOR de refugiarse en Maó.
En el diario La Época, en su edición del sábado 15 de julio de 1899, se anotaba:
…”Dé Marina. El vapor SALVADOR, de la Compañía Arrendataria, apresó en aguas de Palma al falucho SAN ANTONIO, con 81 bultos de tabaco y cinco reos”…
El 24 de junio de 1901 entraba en Palma remolcando dos faluchos apresados con contrabando de tabaco.
El diario El Bien Público, de Mao, en su edición de 5 de julio de 1901, citaba:
…”Sobre las once de la mañana ha fondeado en este puerto, procedente del de Palma el vapor SALVADOR, de la Compañía Arrendataria de Tabacos.
Dicho buque lleva a su bordo el Jefe superior terrestre y marítimo de la espresada Compañía Tabacalera, señor Capitán de Navío D. José Lapuente, acompañándole el Jefe de la provincia D. Rafael López.
El objeto de su venida es para pasar la correspondiente revista.
Probablemente dicho buque abandonara mañana este puerto”…
El 22 de junio de 1903, el SALVADOR y la barquilla SAN MATEO capturan cerca de Cabrera un falucho con 35 bultos de tabaco de contrabando.
El 25 de noviembre de 1903 realiza pruebas de resistencia hidráulica en sus maquinas.
El 9 de junio de 1904 apresa un falucho cerca de Cabrera cargado con 30 bultos de tabaco.
El 16 de junio de 1904 apresa a otra pequeña embarcación cargada de contrabando.
El 8 de agosto de 1904, cerca de Cala Figuera hace una gran aprehensión de tabaco. Al llegar a palma, en tres carros, es conducida esta carga a los almacenes de la compañía.
A finales de marzo de 1905 vuelve a limpiar fondos en El Mollet.
En el Diario oficial de avisos de Madrid edición de 25 de enero de 1906, página 3 se citaba:
…”El vapor SALVADOR aprehendió en aguas de Mallorca 69 bultos de tabaco de Cuba y Argel, y un magnífico falucho nuevo”….
El 6 de mayo de 1906 entra en Palma con dos faluchos apresados con 101 bultos de tabaco de contrabando. Tras las diligencias correspondientes, la mercancía es trasladada a los almacenes de la compañía sitos en los bajos del Crédito Balear (Fuente: La Tarde. 1906 mayo 8)
A finales de julio de 1906 vuelve a estar limpiando fondos en “El Mollet”
El 5 de febrero de 1907 vuelve a capturar otros cincuenta bultos de tabaco que llevaba un falucho.
A veces, los faluchos, tras verse sorprendidos, lanzaban la carga a la mar, y el SALVADOR se veía obligado a rescatar la mercancía, dejando libre al buque infractor.
Así, en el diario La Tarde, en su edición de 14 de agosto de 1907, se anotaba:
…”Por el vapor SALVADOR se recogieron del mar 49 bultos de tabaco que tiro al agua el falucho SAN ANTONIO, folio 828, y 11 más que arrojo también el falucho SAN SEBASTIAN, folio 310”…
El 14 de agosto de 1907 apresa a los faluchos PORTOPI, SAN JUAN y MAGDALENA que conducían entre los tres 94 bultos de tabaco (Fuente: La Cruz. 1907 agosto 16)
El año de 1907 fue un gran año de aprehensiones (según parece ser se capturaron más de 30 faluchos) y, según parece ser, fue debido a una lucha en la cúpula de los que controlaban este negocio. En el libro Ciencia y política entre las dos repúblicas: Odón de Buen, el autor Antonio Calvo Roy apunta:
…”Para tener una idea del volumen del negocio ilegal, solo de contrabando de tabaco y solo de dos “empresarios” de ese sector, había en esos años “una flota de quince barcos, ocho controlados por March y siete por Garau”. Una flota que pronto fue creciendo y que llego a ser “solo en Argel” de 20 barcos. “El tráfico ilegal alcanzo proporciones tan enormes que hizo imposible cualquier control oficial”. Juan March (1880-1962) conocido como “el ultimo pirata del Mediterráneo” según el titulo de una de sus biografías, era el mayor contrabandista del área, competidor, luego socio y después enemigo de José Garau, uno de cuyos hijos, amante de la mujer de March según algunas fuentes, fue asesinado en 1916.
De hecho los barcos se apresaban gracias a las delaciones de los competidores”…
Esto aquí narrado, fue, es y será así, ya que el largo brazo de la corrupción alcanzo, alcanza y alcanzara siempre hasta los más altos niveles del poder, en donde a veces, más que ayudar a las fuerzas del orden, se las reprime y reconduce a sus territorios de comodidad.
El 5 de julio de 1908 realiza otra aprehensión, esta vez de 54 bultos.
El 27 de julio de ese mismo año apresa otro falucho, esta vez con 31 bultos.
El 6 de agosto de 1908 se daba la noticia del apresamiento por el SALVADOR de dos faluchos con 73 bultos de tabaco y una caja de absenta.
El 5 de septiembre de 1908, en aguas de Deya, captura un falucho con 38 bultos de tabaco.
A mediados de noviembre de 1908 vuelve a subir al varadero de El Mollet, para limpieza, reparaciones y pintura. También se le hizo una importante reparación en la maquina por obreros de Can Maneu.
El 11 de diciembre de 1908 se sabe que ha capturado otro pequeño velero con 48 bultos de contrabando.
El 28 de septiembre de 1909 se anuncia otro apresamiento; esta vez son 36 bultos los confiscados.
El 27 de abril de 1910 sube para limpieza y pintura al dique flotante y deponente de Barcelona.
Muchos de estos bultos tenían su origen en el puerto de Argel, y allá fue el SALVADOR el 11 de junio de 1910 para proseguir sus investigaciones.
En enero de 1911 está al mando de la escampavía el Teniente de Navío don Manuel Pavía. Desconocemos el porqué de un mando militar a bordo de un buque de la CAT.
El 11 de marzo de 1912 sube al dique flotante y deponente de Barcelona para un recorrido rutinario.
El 23 de junio de 1913 está limpiando fondos en Barcelona.
Como consecuencia de la Gran Guerra, una huelga en el transporte marítimo obliga al SALVADOR a llevar correo marítimo entre Palma e Ibiza; estamos a principios de mayo de 1914.
La Vanguardia, en su edición de 10 de noviembre de 1914 anunciaba un relevo en el mando:
…”Ha sido nombrado oficial del vapor SALVADOR, el capitán mercante don Pedro Noguera y Carbonell”…
El 5 de enero de 1916 volvía a subir al dique flotante y deponente de Barcelona para operaciones de mantenimiento.
Durante este periodo de guerra el contrabando de tabaco en Marruecos era formidable y, a pesar de las aprehensiones, el valor aproximado de este era de cerca de un millón de pesetas diario. El Diario de Alicante, en su edición de 1 de marzo de 1916, citaba:
…”No hay sino fijarse en la cuantía del contrabando que se hace en las Baleares y para el cual suministran el tabaco los mismos que lo dan para Marruecos. Claro está que no puede precisarse con exactitud el importe de ese tráfico ilegal; mas para apreciar su importancia basta fijarse en la magnitud de lo aprehendido en Baleares durante 1915, por la Arrendataria y los encargados del Estado para la represión.
Fueron, nada menos, que 72.925 kilos de tabaco con 2.021 bultos que transportaba 21 carros, 25 caballerías, 17 faluchos y 2 bicicletas, apresando con ellos a 26 reos. A mas de esto, fueron recogidos del mar 200 bultos con peso de 7.790 kilos, que arrojaron los faluchos MELCHOR, ANTONIETA y AEROPLANO, perseguidos por el vapor SALVADOR de la compañía”…
Continua el artículo, que ya muestra el ingente trafico de contrabando, denunciando una compañía llamada Monopolio de Tabacos del Riff, que funcionaba alegremente a espaldas de Gobierno y sin la contribución a Hacienda; poderoso caballero Don Dinero.
El 15 de marzo de 1919 sube al dique flotante y deponente de Barcelona para limpieza de fondos y pintado.
El 26 de junio de 1921 sube al dique flotante y deponente de Barcelona para limpieza de fondos y pintado.
En el diario La Vanguardia, en su edición del miércoles, 22 febrero 1922, página 16, se anotaba:
…”El vapor «SALVADOR» ha entrado en el puerto conduciendo dos laúdes con cincuenta bultos de tabaco”…
El 4 de agosto de 1922 fondeaba en Calafons, procedente de Palma, al mando del capitán don Luis de Azcarate, recibiendo a bordo del buque al Inspector de la Arrendataria en Baleares don Bartolomé Marques (Fuente: La Voz de Menorca. 1922 agosto 5)
Su final al servicio de la Compañía Arrendataria de Tabacos llegaba en 1925. El diario el Eco de Cartagena, en su edición del sábado 25 de abril de 1925, publicaba el siguiente anuncio de la CAT, que hacía referencia a la intención de enajenación de estos buques por parte de la Compañía:
…“La Compañía Arrendataria de Tabacos, admitirá proposiciones para la enajenación de los vapores nº 1 y 2 fondeados respectivamente en Barcelona y Valencia, y el desguace del nº 3 y el “SALVADOR” fondeados respectivamente también, en este puerto y en el de Palma de Mallorca”…
Calculamos que a finales de 1926 lo compra el Sr. Gabriel Ballesteros, de Palma de Mallorca, dedicándolo al tráfico entre Almería y Barcelona, de bajada con carga general y de subida con pescado fresco. Desconocemos el porqué de este tráfico.
La primera noticia que tenemos es de diciembre de 1926, en que sale de Barcelona con destino Almería, la que sería su línea comercial por unos años. El viaje redondo duraba unos siete días.
Durante todo 1927 mantiene invariablemente esta rutina, y en noviembre de ese año pasa a mandarlo el capitán bilbaíno D. Juan Bautista Madarriaga.
En febrero de 1928, manteniendo la línea, lo manda el capitán Sr. Villar, e inmediatamente es relevado por don Vicente Cabo Vera, bilbaíno. Este a su vez es relevado por el capitán Sr. Vicente Zaragoza.
Solo rompe la rutina en enero de 1929, intercalando viajes a Ibiza a por pescado fresco, al mando del capitán Veiga.
A finales de abril, según parece ser, da sus viajes finales a Almería, volviendo siempre con pescado fresco en cajas, y a partir de ese momento, en fecha indeterminada, lo compra y repara, adaptándolo a sus necesidades, Gaviotas S.A., de Barcelona, para efectuar excursiones marítimas.
La primera excursión que tenemos noticia, es de fecha 13 de agosto de 1929, en que sale de Barcelona, hacia Arenys de Mar, con turistas.
Intercalando estos viajes turísticos, según parece ser, aunque no podemos confirmarlo, hubo otros viajes comerciales por la costa mediterránea. Es posible también que el SALVADOR hubiese sido fletado en un primer momento por Gaviotas S.A., y, posteriormente definitivamente comprado.
Sea como fuese, en 1930 da varios viajes Barcelona-Palma y después, que sepamos, da un Barcelona a Adra, al mando de don Vicente Zaragoza, de la inscripción de Villagarcia.
Pudo ser pues, a partir de noviembre de 1930, la fecha en que Gaviotas S.A. se quedo con el definitivamente.

El vapor SALVADOR en Barcelona. Ca. 1933. Foto Museu Maritim de Barcelona. Nuestro agradecimiento.jpg
El vapor SALVADOR en Barcelona. Ca. 1933. Foto Museu Maritim de Barcelona. Nuestro agradecimiento.jpg

La travesía a nado del puerto de Barcelona fue, y es, una popular cita de la ciudad con la mar. Según La Vanguardia, en su edición del sábado 23 de septiembre de 1933, el SALVADOR tuvo una participación destacada:
…”Los nadadores inscritos deberán presentarse a las nueve de la mañana del domingo en el tinglado número 1 del muelle de la Barceloneta para equiparse y no deberán engrasarse hasta que lleguen al lugar de salida o sea el «Martell» adonde serán trasladados por el vapor «SALVADOR» galantemente cedido por el propietario de las «Gaviotas»”…
Esta participación en este evento se repitió con los años, junto a excursiones por el litoral de Barcelona.
Como ya hemos visto, durante la Guerra Civil es hundido por la aviación rebelde y reflotado en Barcelona el 21 de abril de 1940. Tras ser reparado, sobre el año 1941 debió pasar a la flota de José López Bas, y puesto en el tráfico mercante costero entre Barcelona y Valencia, ante la demanda urgente de tonelaje mercante de la época.
El final de su vida nos lo cuenta José Huertas Morión, en su libro Los Motoveleros. El final de una época (ISBN: 84-606-1082-9)en que cita:
…”También la Naviera Valenciana compra dos barcos de cascos de acero y de unas 700 toneladas, que son movidos por vapor, llamados SANTA HELENA MARTIR y CARMEN y a los que se les deja sus antiguos nombres, y la casa Fos, adquiere para ellos, pero para unirlo a la Naviera, una pequeña motonave también de casco metálico llamado SALVADOR que había sido yate, y era un casco tan estrecho de manga, que los marineros de los barcos de la Compañía le pusieron el apodo de Conde Lavativa”…
El SALVADOR, en esta época, lo mandaba el patrón de Denia Salvador Mezquida.
Sobre su fin, Huertas Morión cita:
…”Este barquito SALVADOR duro poco tiempo en la Compañía, pues pronto le llego el final que se esperaba de él, y que fue el siguiente: Había cargado el barco a granel, una clase de mineral que según parece se licuaba, convirtiéndose según pasaba el tiempo en una masa semilíquida, que con los movimientos del barco se trasladaba de un lugar a otro, y a la altura del Cabo Tortosa, el barco encontró un poco de marejada procedente del Golfo, que le hizo dar un bandazo, mayor que los otros, con lo que al trasladarse toda la masa que iba a la banda, y debido a la poca estabilidad del barco, pego la voltereta yéndose inmediatamente al fondo, menos mal que la tripulación se salvo toda”…
Desafortunadamente no hemos podido encontrar en las hemerotecas referencia a este tema, con lo que no podemos dar la fecha exacta del naufragio.