EL EXTRAÑO TORPEDEAMIENTO DEL PROVENCE

Colaboracion del Sr. MANUEL RODRIGUEZ AGUILAR.
Copyrigth del Sr. MANUEL RODRIGUEZ AGUILAR.
La SOCIÉTÉ GÉNÉRALE DE TRANSPORTS MARITIMES (S.G.T.M.), con sede en Marsella, fue fundada en 1865 con la finalidad de transportar mineral de hierro desde el puerto argelino de Bona hasta los franceses de Marsella y Sète. Con posterioridad fue ampliando sus rutas a puertos italianos (Génova y Nápoles) y argelinos (Argel y Oran) y, aprovechando el filón de la emigración, decidió extender más tarde sus viajes hasta Sudamérica, con buques mixtos de pasaje y carga, siempre manteniendo Marsella como puerto base. Bien entrado el siglo XX, y poseedora de una importante flota de buques, puso sus miras en las Islas Occidentales y en puestos del Golfo de México. Durante los años de la Primera Guerra Mundial fue duramente castigada, perdiendo un considerable número de buques a manos de submarinos y buques corsarios alemanes. Uno de ellos, el PROVENCE, protagonizó esos años un extraño suceso en aguas españolas.
En 1884 fue entregado a la naviera el nuevo buque mixto de pasaje y carga PROVENCE, de 3.941 TRB, construido por FORGES & CHANTIERS DE LA MÉDITERRANÉE, en La Seyne. Se trataba de un paquebote de proa recta, popa de espejo y con una alta chimenea en el centro. Tenía una eslora de 117,98 metros y una manga de 12,89 metros, pudiendo transportar hasta 1.200 pasajeros, además de disponer de espacio para carga. La máquina de vapor accionaba una hélice que le proporcionaba una velocidad de 14 nudos y contaba con un aparejo formado por tres palos. El 20 de julio de 1884 realizó su viaje inaugural desde Marsella hacia puertos sudamericanos. En 1907, el PROVENCE fue transferido a la COMPAGNIE DE NAVIGATION FRANCE-AMERIQUE, una filial de la S.G.T.M., continuando con los viajes al continente americano.
Los colores habituales de los cascos de los buques durante la Primera Guerra Mundial -blanco, negro o gris- no resultaban eficaces contra los submarinos, esa nueva y terrible arma de destrucción. Con el objetivo de disminuir o evitar sus ataques, la Royal Navy desarrolló varios esquemas de camuflaje que también fueron aplicados a los buques mercantes. Uno de esos sistemas se denominó Dazzle (deslumbrante), que estaba formado por figuras geométricas con colores brillantes que producían grandes contrastes. El resultado provocaba al observador una gran distorsión de la perspectiva. El PROVENCE fue uno de los mercantes que usaron este esquema de camuflaje.
Desde el comienzo de la Primera Guerra Mundial, el PROVENCE había ido sorteando felizmente los peligros propios de la mar y los impuestos por los submarinos de los países enemigos, atravesando zonas de guerra y de bloqueo. Durante el año 1918 varios submarinos alemanes establecieron su lugar de caza en las costas catalanas, esperando el paso de los buques mercantes aliados. El 13 de mayo de 1918, procedente del puerto de Buenos Aires y con destino Marsella, el buque francés, que transportaba mercancías variadas y pasaje, recibió el impacto de un torpedo en el costado de babor cuando navegaba frente a la localidad gerundense de Palamós, a una distancia de aproximadamente una milla. El ataque fue alrededor de las 11 de la noche sin que resultara posible detectar desde el vapor francés ninguna señal de la nave atacante debido a la oscuridad y a la lluvia que caía en esos momentos. Milagrosamente no hubo que lamentar víctimas. El ruido que produjo la explosión se oyó en todo el pueblo de Palamós, aterrorizando a los vecinos que no podían imaginarse lo que estaba ocurriendo.
A principios del siglo XX comenzaron las obras de mejora del puerto Palamós, situado en el extremo Norte de la bahía del mismo nombre. Esas obras, un proyecto del ingeniero RAFAEL CODERCH, consistían en un dique de 700 metros de longitud en dirección Este-Oeste, que debía de alcanzar sondas de 23 metros, y en la ampliación del antiguo muelle de comerció, sensiblemente paralelo al dique, el cual iba a dividir en dos dársenas el magnífico fondeadero de Palamós, bien protegido de los vientos del Norte.
Por el enorme boquete que se produjo en el casco a consecuencia del torpedo comenzó a entrar agua. Enseguida el capitán dispuso el abandono del buque y los botes salvavidas se prepararon para su arriado. Sin embargo, entre la arrancada que llevaba el buque, el trabajo positivo de las bombas de achique y la proximidad del puerto de Palamós, el capitán decidió meter el timón a babor hasta que la aguja marcase rumbo Norte, esperando que la suerte le acompañase. Una vez rebasado el muelle cayó a estribor con la intención de atracar por babor para evitar que el aumento de la escora ocasionara la pérdida del buque. El PROVENCE fue avanzando lentamente mientras la proa se iba hundiendo poco a poco y la escora a babor iba incrementándose.
Las pocas personas que se encontraban a esas horas en el muelle vieron sorprendidos entrar a un buque que se hundía de proa y que, con la capacidad de maniobra muy limitada, estaba a punto de abordar a otro buque atracado. Desde el PROVENCE se hacía sonar insistentemente la sirena y también los reflectores recorrían el muelle y sus proximidades. Uno de sus tripulantes llegó a efectuar un disparo de fusil creyendo que eran atacados por los alemanes.
Con una increíble dosis de suerte llegó a su recorrido final. El buque francés terminó con la proa hundida, el agua pasando por encima de la cubierta y tan próximo que casi tocaba el muelle. La popa, alejada del muelle, flotaba gracias a los mamparos estancos que habían contenido la inundación en los compartimentos de popa. El PROVENCE, además, presentaba una ligera escora a babor. La tripulación y los pasajeros fueron inmediatamente atendidos por los sorprendidos vecinos de Palamós.
La noticia del torpedeamiento ocasionó un gran revuelo en el país vecino. El Gobierno francés se hizo eco del suceso y envió inmediatamente a dos torpederos, con los números 310 y 350, que reconocieron la zona en busca del misterioso submarino, sin encontrar nada. Entretanto, en Palamós, habían empezado las tareas de descarga del trigo, lana y bocoyes de vino vacíos que transportaba. Varios buzos de la zona empezaron a trabajar en las labores de taponamiento del casco mientras la compañía aseguradora buscaba buzos franceses para sustituirles. Para participar en las tareas de reflotamiento se contrató al buque sueco BELOS, de 384 TRB, especializado en reparaciones y dotado de potentes bombas de achique, que costó una desorbitada cifra para la época; nada menos que 500.000 pesetas.
Los trabajos fueron muy laboriosos debido a que hubo que fabricar una gran pieza a la medida de las curvas del casco y de los bordes del enorme boquete para taponarlo. La pieza, construida con tablones de madera y reforzada con otros tablones de madera perpendiculares, se hizo firme en el interior del casco mediante numerosos anclajes metálicos. Una vez conseguida la estanqueidad entraron en funcionamiento las potentes bombas del BELOS que se encargaron de achicar el agua mientras el PROVENCE iba ascendiendo poco a poco. El reflotamiento se dio por concluido en el mes de agosto, tras arduos y complicados trabajos.
En el verano hicieron acto de presencia en Palamós tres personas, una bella mujer acompañada de dos hombres, todos de nacionalidad francesa, que se alojaron en el hotel Trías. La mujer fue poco a poco trabando amistad con el ayudante de Marina de Palamós, de nombre REGALADO. Conforme avanzaba la confianza entre ambos un día le explicó que era agente alemana, a lo que él contestó que también había trabajado para intereses alemanes. Esas operaciones formaban parte de una treta con el fin de conseguir toda la información posible y su propia confesión. Un día fueron al hotel y ella, desplegando todos sus encantos, consiguió que hablara del ataque al PROVENCE, detallando que se encontraba a bordo del submarino alemán en el momento del torpedeamiento. Justo cuando confesaba entraron en la habitación los dos hombres, que junto con la mujer resultaron ser agentes franceses, inmovilizando a un sorprendido “espía”. El ayudante de Marina de Palamós fue detenido en junio de 1918 acusado de ser un agente alemán y de haber participado en el ataque.
Reflotado el PROVENCE, al poco tiempo viajó hasta Barcelona para reparar definitivamente las averías ocasionadas por el impacto del torpedo. El 23 de septiembre de 1918 subió al Dique Flotante y Deponente, propiedad de la Junta del Puerto, y allí permaneció durante 82 días. Se le retiró la estructura que sirvió como reparación provisional instalada en el puerto de Palamós. Más tarde se reconstruyeron algunas cuadernas y otras partes estructurales, y se le repusieron todas las planchas del casco que faltaban, debidamente remachadas. El importe de la reparación importó la suma de 82.447,78 pesetas. Su vida continuó sin más sobresaltos haciendo la ruta a Sudamérica hasta el año 1927, en que fue retirado del servicio para pasar al desguace.
Mi agradecimiento a JAIME PONS PONS, FERNANDO GARCIA ECHEGOYEN y JAVIER AZNAR COLET (MUSEU MARITIM DE BARCELONA).
Foto 1 – El PROVENCE en el puerto de Málaga (Archivo FERNANDO GARCIA ECHEGOYEN).
Foto 2.- Estado que presentaba el PROVENCE a su llegada al puerto de Palamós (Archivo MANUEL RODRIGUEZ AGUILAR).
Foto 3.- Vista desde proa de buque francés hundido (Archivo FERNANDO GARCIA ECHEGOYEN).
Foto 4.- Estampa del PROVENCE en Palamós una vez reflotado (Archivo FERNANDO GARCIA ECHEGOYEN).
Foto 5.- El PROVENCE completamente hundido de proa (MUSEU MARITIM DE BARCELONA).
Foto 6.- El buque francés subido al Dique Flotante y Deponente de Barcelona (AUTORIDAD PORTUARIA DE BARCELONA).
Fotos 7 y 8.- Dos detalles del efecto del torpedo y de la reparación provisional (AUTORIDAD PORTUARIA DE BARCELONA).

5 comentarios en “EL EXTRAÑO TORPEDEAMIENTO DEL PROVENCE

  1. En el año 1887 mi bisabuelo llego al puerto de Buenos Aires en el PROVENCE como inmigrante, mi completa la historia..
    Gracias
    Fernando

  2. Excelente información general y fotografias. Al igual que los antecesores de Fernando, mi bisabuelo, con su mujer e hijos, entre ellos mi abuelo paterno obviamente, llegaron a Bs. As. en Agosto de 1887 a bordo del Provence.De Costigliole D’ Asti (Piemonte) a Bs. As., y de Bs. As. al Delta de Tigre. Increible !
    Gracias, Muchas Gracias !!
    Pd .: Como podré obtener una fotografia del Provence mas grande o mas clara para imprimirla y hacer un cuadro para mi living room ??
    Debería enviar un mail al Sr. Manuel Rodriguez Aguilar ??
    Nuevamente, muchísimas gracias ! Un saludo afectuoso y emocionado.
    Jorge O. Perrone

  3. Mi abuelo y abuela llegaron en el barco Provence a Buenos Aires el dia 4 de Julio de 1886. Gracias por regalarme al menos una imagen del barco en el que vinieron.:)

  4. Meus avos Pedro Parra Gomes e Isabel Parra Sanchez juntamente com minha Holaga Parra Parra na época com 01 ano de idade, saíram da espanha no porto de Gibraltar em desembarcaram no porto de Santos – Brasil em 17.03.1922, vieram trabalhar nas fazendas de café eram de Huercal Overa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *